¿Qué cuidados necesita un perro en su vejez?

El tiempo no perdona y aunque nos encantaría que nuestras mascotas se mantengan jóvenes por siempre, esto es imposible, en la gran mayoría de los casos, nuestros perros vivirán menos tiempo que nosotros y por ellos nos tocará cuidarlos cuando entren en esa edad de vejez.

Por ello hoy hablaremos del envejecimiento en perros y cómo debemos adecuar los cuidados cotidianos.

El cuerpo de un perro ya entrado en años irá mostrando un desgaste natural y seguramente nuestro perro perderá algo de su movilidad. Por este mismo desgaste, tenemos que adecuar los cuidados, para que esta última fase de su vida, la pasen con una gran calidad.

Lo primero que hay que hacer notar, es que por más amor que le demos a nuestra mascota, es imposible alargar demasiado su esperanza de vida, la cual varía de acuerdo a su raza, su peso y su tamaño. Es bien sabido que las razas pequeñas tienden a vivir más años que los perros de razas grandes.

La esperanza de vida entre los perros de raza pequeña va de los 12 a los 20 años, mientras que los perros de gran tamaño, como un San Bernardo o un Gran Danés, tienen una esperanza de vida mucho más corta, que va de los 7 a los 10 años.

La forma de «estirar» esta esperanza de vida, es aumentando los cuidados y cambiando las rutinas.

Entre los cuidados básicos que debemos tener para ello, están:

Adaptar su alimentación. Un perro de edad avanzada tiene un metabolismo más lento, por lo que muchas veces, si no cuidamos su dieta, nuestro perro aumentará de peso. Por ello, lo mejor es empezar a cuidar su alimentación desde edades tempranas y cuando esté en una edad más avanzada, el cambio de rutina alimenticia, no sea demasiado pesada. Uno de los puntos más importantes en su alimentación, es vigilar que esté tomando suficiente agua, si no es el caso, podemos ayudarlo a mantenerse hidratado con dietas más ricas en líquidos, como caldos.

Ejercicio. La actividad física es importante a toda edad, sin embargo, en la vejez, cobra mayor relevancia. Es importante tener una rutina de ejercicios con nuestro perro, este ejercicio moderado nos ayudará a mantenerlo en forma, sin desgastarlo de más. Si tu perro es sedentario, no intentes rutinas muy pesadas, hay que ir poco a poco aumentando la carga, ya que una sobrecarga de ejercicio puede traer más problemas que beneficios.

Cariño. Un perro viejo necesita aún más de nuestro cuidado, por eso es importante hacerle sentir que es amado, animarlo a jugar. Que sepa que le tenemos aprecio, los perros ancianos necesitan más atención y cariño que un perro joven.

Cuida su higiene. Uno de los puntos que más atención debe demandarnos es su higiene. Conforme un perro empieza a envejecer, una enfermedad desarrollada por falta de higiene puede ser cada vez más peligrosa, por ello en esta etapa de la vida, debemos prestar mayor atención a su limpieza, tanto del perro como de su hábitat.

Visitas regulares al veterinario. Siempre es importante mantener vigilada la salud de nuestro perro, sin embargo, en esta etapa lo es aún más. No dudes en acudir con el veterinario cuando tengas sospecha de que algo no está del todo bien con tu mascota, en esta edad, una visita a tiempo puede ser clave para extender unos años la compañía de nuestro perro.

 

comparte este ARTICULO
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *