La amenaza de las garrapatas en los perros

Seguramente, junto a las pulgas, las garrapatas son los parásitos externos más comunes en los perros, y pueden traer consigo varios problemas de salud para nuestras mascotas.

Estos bichos se alimentan de la sangre de los animales domésticos, en su mayoría en los perros, aunque atacan a diversos mamíferos, entre ellos los humanos.

Estos chupasangre, además, son vehículos de diversas enfermedades infecciosas, transmiten el tifus y la enfermedad de Lyme.

Con sus ocho patas, se aferran al cuerpo de los perros, perforan la piel y empiezan a succionar sangre, durante este proceso, mientras se alimenta de la sangre, es cuando se transmiten las enfermedades.

En el caso de los perros, las garrapatas transmiten diversas enfermedades, entre ellas:

Anaplasmosis, Babesiosis, Erliquiosis o ehrlichiosis, Hepatozoonosis, Enfermedad de Lyme, Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas.

La Anaplasmosis, es en muchos casos una enfermedad asintomática, aunque de presentarse, los más comunes son fiebre, diarrea, falta de apetito y letargo.

La Babesiosis, es muy similar a la malaria, igual que en el caso anterior, es muy común que sea asintomática, aunque pueden presentar mucosa pálida, vómito, debilidad e incluso depresión.

La Erliquiosis produce cuadros de anemia y afecta la médula ósea. Entre los síntomas más importantes están los cambios de ánimo, pérdida de apetito, hemorragias, convulsiones, fiebre y sangrado nasal.

La Hepatozoonosis, afecta a animales que ya están debitados por alguna otra enfermedad. Los síntomas más graves son fiebres intermitentes, adelgazamiento, diarrea, dolor de huesos, pérdida de la movilidad de algunos músculos y parálisis.

La Enfermedad de Lyme, también conocida como Borreliosis Canina. Es una enfermedad poco conocida, afecta el sistema nervioso central, causando depresión, fiebres, anorexia, cojera, dolor en todo el cuerpo e incluso presencia de líquido en el abdomen.

Por último, la Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas es una enfermedad bacteriana, que también ataca a los seres humanos, para nosotros es potencialmente mortal, produce fiebre alta y dolor de cabeza. Los síntomas en perros son vómitos, diarrea, fiebre, tos, hinchazón en piernas y cara, dolor muscular y letargo.

Como ya vimos, tenemos que tener mucha atención en la presencia de garrapatas, ya que muchas de las enfermedades que transmiten son graves y en algunos casos mortales.

Para prevenir que las garrapatas ataquen a nuestras mascotas es importante realizar desparasitaciones periódicas.

En caso de que una garrapata ya esté adherida a la piel de nuestro perro, hay que eliminarla de forma manual, y te aconsejamos de todos modos acudir a un veterinario si presenta cualquier síntoma de los descritos.

comparte este ARTICULO
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *