¿Has oído hablar de los jardines sensoriales para perros?

Nuestras mascotas tienen agudizados algunos sentidos, en el caso de los perros, tienen un mejor oído y un olfato que nosotros envidiaríamos, así que hoy hablaremos de los espacios creados para estimular y potenciar los sentidos de nuestros peludos amigos.

Lo mejor de los jardines sensoriales, es que son naturales y nos ayudan a enriquecer su entorno.

Esta propuesta busca la estimulación mental y sensorial para nuestros perros. Los jardines sensoriales son ideales para protectoras y refugios, donde los perros puedan reducir sus niveles de estrés, y tengan la oportunidad de explorar y experimentar otra forma de enriquecimiento ambiental.

¿Qué necesito para construir un jardín sensorial para mi perro?

Es relativamente sencillo, empezaremos por lo que podemos tener para estimular su olfato, para ello son perfectas las flores, hierbas, el bambú. Esta vegetación estimulará e invitará a olisquear el entorno, reduciendo la ansiedad.

Para estimular el gusto usaremos plantas o hierbas medicinales que puedan comer, y saborear además de frutas.

En el caso de la vista los diferentes colores y estímulos visuales que se encuentren, senderos en modo circuito, troncos a diferentes alturas, etcétera.

Con el uso de diferentes texturas, rocas, piedras, barro, césped estimularemos su tacto, es ideal que tengan la posibilidad de escarbar la tierra, caminar por senderos, restregarse en la hierba, darse un chapuzón en charcos.

Para el oído podemos adicionarlo con sonidos ambientales, que puedan recrear la experiencia similar a estar en el monte, de calma, el sonido de la hierba, árboles, sus propios pasos, el agua, pájaros y otros animales.

Con todo esto, podrías imaginar que esto es costoso y no está al alcance de todos, la verdad es que no hace falta tener un gran espacio para montar un jardín sensorial.

Un patio pequeño puede ser acondicionado con algunas macetas, un arenero o incluso unos troncos que podemos juntar de algún parque, realmente tu imaginación es el límite.

Para saber qué puede agradarle, observa cómo se comporta tu perro, qué actividad le gusta más, para diseñar y personalizar el jardín según sus gustos.

Ahora bien, te dejamos una lista de plantas medicinales que pueden ser ingeridas por los perros sin problema alguno, y que incluso te pueden ayudar.

Manzanilla: para trastornos de la piel y estómago

Menta: con propiedades refrescantes, e irritación en la piel

Tomillo: infecciones bacterianas, irritaciones de la piel y diarrea

Valeriana: efecto calmante para perros con ansiedad

Abedul: alivia el dolor muscular y la inflamación

El objetivo del jardín sensorial entonces es adaptar una zona de recreo, donde nuestros perros satisfagan sus instintos naturales, sean libres, potencien sus sentidos con todos sus beneficios, dejando que salga su instinto perruno.

Si por alguna razón no tienes la oportunidad de hacerlo en tu casa, para eso están las excursiones al monte, al parque, al bosque, pero con el objetivo de relajarse y disfrutar de lo que nos ofrece el entorno.

 

comparte este ARTICULO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *