¡Diabetes en los perros!

Aunque no lo creas, la diabetes en perros es más común de lo que crees, sobre todo se presenta en canes de edad media y avanzada.

En este blog te diremos cómo puedes detectarla, prevenirla y controlarla, para que así la calidad de vida de tu peludo amigo se mantenga intacta.

Lo primero es entender que, tal como sucede con los humanos, la diabetes canina ocurre cuando el organismo no es capaz de producir insulina, o bien, usarla de forma adecuada.

Lo que hace que los perros tengan niveles de azúcar en la sangre, peligrosamente altos, comprometiendo así su salud y su vida.

Uno de los problemas más graves que producen, es que el perro beba demasiado, lo cual, a su vez, ocasiona que el can orine demasiado, pudiendo llegar a deshidratarse.

Además, puede ocasionar que queme de forma continua grasas y proteínas (cuerpos cetónicos) hace que se acumulen un montón de sustancias tóxicas en la sangre.

Por ello debemos poner atención a los siguientes síntomas de diabetes en perros, para descartar la enfermedad.

El primero es detectar si nuestra mascota está orinando en exceso, como ya dijimos, un perro diabético buscará tomar mucha agua, orinando muy seguido.

Otro síntoma es si nuestro perro come mucho más que antes y, sin embargo, no engorda.

Si notas que tu perro se está fatigando más rápido o que tiene muy poca actividad.

En caso más severos, si empiezas a notar cataratas en sus ojos o pérdida de visión, vómito constante, abdomen hinchado o crisis convulsivas.

Hay dos tipos de diabetes en perros:

Diabetes tipo 1: Es cuando nuestro perro es insulino-dependiente, se da cuando el páncreas del animal, no produce justamente la insulina. Cuando nos enfrentamos a este caso, tenemos que afrontar la administración vitalicia de insulina.

Diabetes tipo 2: Es cuando nuestro perro no es insulino-dependiente, que es cuando el animal sí produce insulina, pero su organismo es incapaz de usarla adecuadamente, o simplemente produce menos insulina que la que necesita.

Ahora que ya entendimos un poco más acerca de la diabetes canina, es importante conocer qué tenemos qué hacer, en caso de que nuestra mascota la padezca.

Primero es ir con un veterinario que confirme la enfermedad, es muy importante que por ningún motivo inicies un tratamiento para diabetes en perros, sin que un especialista lo indique y lo esté monitoreando.

El veterinario regularmente ofrecerá algunas alternativas, dependiendo el tipo de diabetes y la gravedad del caso concreto. Entre los tratamientos más comunes está la ya mencionada administración vitalicia de insulina para perros, inyectada de forma diaria al animal. Un cambio radical en su alimentación, con una dieta para perros diabéticos, adaptada a su caso, el ejercicio moderado diario y en perras hembras, se recomienda la esterilización para evitar algún desajuste hormonal.

Ya lo sabes, si notas alguno de los síntomas hay que acudir de inmediato con el veterinario para cuidar la vida de nuestro peludo amigo.

comparte este ARTICULO
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *