Amor excesivo por los perros

¿Se puede querer tanto a nuestros perros que terminemos haciéndole un mal? Hoy hablaremos de la Cinomanía, el amor intenso por los perros.

Antes de continuar, entendamos algo, querer a los animales no es algo malo, siempre y cuando no entremos en algunos excesos que vamos a describir en este artículo.

Según algunas fuentes bibliográficas, la cinomanía existe, sin embargo, la cantidad de amor hacia algo o alguien, no es posible medirla, por lo cual vamos a entrar en un terreno bastante subjetivo.

Por lo tanto, vamos a concentrarnos en algunas características propias de la cinomanía y uno de los “síntomas” más claros que podemos encontrar es cuando empezaos a tratar a nuestras mascotas como bebés.

Hay dueños de mascotas que tienden a humanizarlas: hablan con sus perros, les ofrecen disculpas, saludan a los perros que se encuentran en la calle. Mientras para algunos esto podría ser considerado completamente normal, para algunas personas estar con alguien que tiene ese comportamiento puede llegar a resultar incómodo.

Sin embargo, el amor por lo perros es algo que ya está aceptado en nuestra sociedad, por lo que la cinomanía, tendría implicaciones más buenas que malas. Primero hablaremos de los aspectos negativos.

Hay personas que empiezan a sentir ansiedad cuando están lejos de su perro. Dejarlo solo en casa puede llegar a ser una experiencia estresante, por lo que estas personas empiezan a limitar sus actividades con tal de estar más y más tiempo con su mascota.

Otro aspecto negativo, es dejarlo dormir en nuestra cama con nosotros, e incluso tratar de no moverte para no incomodarlo. O sea, su confort es más importante que el tuyo propio.

Por último, es común que una persona que padece cinomanía termine por juzgar a otras personas en proporción de su agrado por los perros. Por ejemplo, hay quienes no pueden entablar relaciones sociales con personas a las que no les gustan los perros.

Dicho esto, creemos que es mejor tener en el mundo a amantes de los perros. Si cuidas que este amor no se convierta en un trastorno, no tiene nada de malo querer mucho a nuestros peludos amigos.

Se podría decir que; no es algo que deba preocuparnos, cada vez son más los estudios que aseveran que tener una mascota tiene amplios aspectos positivos en la vida de las personas. Sin embargo, como todo en la vida, ningún exceso es bueno. Al final del día, ¿acaso no es mejor que alguien tenga cariño a los perros que alguien que la maltrate?

comparte este ARTICULO
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *